lunes, 16 de febrero de 2009

LA IMPORTANCIA DE LA POLINIZACIÓN

La correcta elección y distribución de los ejemplares polinizadores es un factor de vital importancia en el diseño de una plantación de almendros, hasta el punto que este puede significar el éxito o el fracaso de la explotación. Desgraciadamente, en nuestro país, encontramos todavía plantaciones poco productivas a causa de no haber realizado un diseño eficiente en cuanto a distribución y elección de polinizadores. En muchos casos, estos han sido ubicados de forma errónea, en nombre insuficiente y sin coincidir en fechas de floración con la variedad base. Así pues, es muy importante observar la época de floración de cada variedad en una zona determinada, con el objetivo de realizar una elección acertada de polinizadores. Algunos investigadores destacan que la proporción ideal seria disponer del 50% de variedades que coincidan plenamente en las épocas de floración y recomiendan que en ningún caso se baje del 33 %.
Es importante destacar que, con el objetivo de mejorar la eficiencia de la polinización en los ejemplares de almendro de las variedades consideradas como autofértiles, se recomienda también asociarlas con otras variedades coincidentes en la época de floración.

La utilización de abejas favorece mucho el proceso de polinización en una explotación de almendros. A diferencia de otras especies vegetales, que disponen de un polen más ligero que puede ser transportado fácilmente por el viento, en el caso de los almendros, el transporte más efectivo del polen se consigue mediante los insectos polinizadores. Su actuación es indispensable para este tipo de cultivo. Diferentes investigadores indican que el número de colmenas, oscila entre 2,5 y 5 unidades por hectárea.
A continuación se muestra un cuadro de fechas media de plena floración de algunas variedades en la zona costera de Tarragona: